Lo que era un rumor ahora se convirtió en fuerte sospecha: los padres y profesores de la Escuela Agrotécnica N° 15 Manuel Antequeda, ubicada a 20 kilómetros de Colonia Avigdor, en el departamento La Paz, temen lo peor: el cierre del establecimiento, que ocupa 492 hectáreas de lo que alguna vez fue un casco de una estancia de capitales ingleses, y su traslado a un predio de 10 hectáreas, que sería aportado por la Fundación Judaica, una ONG apadrinada por el rabino Sergio Bergman, ministro de Medio Ambiente del presidente Mauricio Macri.

Los padres y docentes temen que detrás de esa mudanza haya un “negociado”, y ponen en dudas las apuradas gestiones del vicerrector a cargo de la Escuela Antequeda, el exdirector de Educación Secundaria del Consejo General de Educación (CGE), Sergio Paul Altamirano; el supervisor escolar Fabio Pfeifer; la directora departamental de Educación de La Paz, Patricia Schiappapietra; y hasta del senador departamental Aldo Ballestena (PJ). Entre los argumentos para el traslado está el estado del camino de acceso, 23 kilómetros sin pavimento, el despoblamiento rural, las nulas posibilidades de crecimiento de la matrícula.

Pero en 2018, la Dirección Provincial de Vialidad (DPV) licitó la obra de mejora y consolidación del acceso a la escuela Antequeda, con brosa y ripio.  Los materiales que representarán una inversión cercana a los 10 millones de pesos, servirán para consolidar los primeros 6 km del camino desde la Escuela Agrotécnica Antequeda en dirección a Bovril, de los 20 km de distancia que hay entre la institución y la localidad de Bovril y la ruta nacional N° 12. Los padres y docentes ahora piden que la obra avance con el resto del tramo del camino, así las lluvias no dejan a la escuela sin profesores.

Pedro Schroeder, que fue presidente de la Junta de Gobierno de Viraró y es padre de un alumno de la Escuela Antequeda, ver el futuro muy complicado. “Parece que quieren llevar la escuela a Avigdor, y le echan la culpa al camino. Pero acá se empezó con el mejorado del camino, 6 km. Le pido al gobernador (Gustavo Bordet) que siga la obra. También vemos que acá hay un negociado atrás: quieren vender el campo donde está la escuela a precio fiscal. Es una escuela que tendría que brillar, autoabstecerse, y está abandonada”, sostiene.

La Escuela Antequeda está emplazada en la Colonia San Carlos, y ocupa el casco de la antigua estancia El Salado, de capitales ingleses, que donaron el predio para que se montara una institución educativa. Ocupa un predio de 492 hectáreas, y ahora la propuesta que se impulsa -con el rechazo de padres y docentes- es trasladarla a un terreno de 10 hectáreas, en Colonia Avigdor, en jurisdicción de la Fundación Judaica. “Quieren llevarla a Avigdor, a un predio de 10 hectáreas, y vender esto, que son 492 hectáreas. Una cosa de locos. Atrás de esto hay un negociado, y están metidos Altamirano, Pfeifer y el rabino Bergman”, dice Schroeder.

Marcelo Reiner, vicepresidente de la Cooperadora de la Escuela Antequeda, se sorprende. “Nos hemos desayunado hace algunos días con esta propuesta del rector Altamirano de trasladar la escuela a la Colonia Avigdor. Están construyendo el ripio en el acceso a la escuela, están ampliando el internado, y ahora vienen con esta idea. Justo ahora a este señor se le da por trasladar la escuela. Por eso el malestar de los padres, de los docentes. El malestar es muy grande. Estamos enojados con el senador Ballestena, con el supervisor y con Altamirano. Han hecho todo esto sin preguntar y sin conseguir el consenso de los docentes”, sostiene.

Reiner sostiene que el rector Altamirano pretende dirigir la escuela como un patrón de estancia. “Y no es así”, puntualiza. “Quiere parar la obra del interno, y derivar la plata para la construcción de la nueva sede en Avigdor, en la Fundación Judaica. Ahí hay una avivada criolla. Están cortando la torta entre tres o cuatro. Y están abandonando una escuela con 210 alumnos”, lamenta.

 

Fuente: Entre Ríos Ahora.

Etiquetado en: