Paola Aguirre, la madre de Kimey Rivero -la joven de Santa Elena que recibió un retrasplante bipulmonar en enero de 2020- ya confeccionó más de 250 barbijos, los que entregó de forma gratuita a quienes se lo solicitaron.

"Voy más de 250 y todavía sigo haciendo y entregando a las personas que me acercan friselina para pacientes que están en grupo de riesgo. También le entregué a la Policía y a algunos comerciantes", contó este domingo, en diálogo con La Sexta.

Solo con sus manos, la máquina de coser y la solidaridad como insumos en medio de la emergencia sanitaria, expresó: "Lamentablemente, no me da el presupuesto ni el tiempo para más; me hubiera gustado hacer para todos, pero es imposible".

"No hacemos esto para figurar, lo hacemos de corazón. Y espero que todos colaboremos desde nuestro lugar y tengamos empatía", concluyó la mujer que inició esta campaña solidaria por sus propios medios, solo con el afán de ayudar.

Etiquetado en: