El médico de guardia del Hospital de Santa Elena, Germán Díaz Villalba, dijo que formalizará una denuncia contra César Rivero, el hombre con quien el sábado por la noche protagonizó un incidente en el nosocomio y que está siendo investigado por la Fiscalía de La Paz.

El muchacho, de 37 años, denunció que tras una discusión el médico lo golpeó y le fracturó el tabique nasal. Sin embargo, la versión del galeno es bien distinta: señaló que él fue el agredido y adelantó que formalizará una denuncia contra Rivero.

En diálogo con La Sexta, el médico contó que aún está conmocionado por lo sucedido: “Desafortunadamente tuve que pasar un momento sumamente desagradable. Si bien en otras oportunidades el personal de salud ha sufrido agravios de tipo verbal, en este caso este hombre excedió los límites verbales hacia la agresión física.  Estoy muy conmovido con lo sufrido”.

“Voy a hacer una denuncia para que quede asentado, porque temo que tome represalias”, adelantó.

 

LA VERSIÓN DEL MÉDICO

En cuanto a la descripción de los hechos, indicó que el sábado alrededor de las 20:30, tras una larga jornada, ingresó a higienizarse en el baño del nosocomio cuando las enfermeras le informaron que había llegado un paciente con un cuadro de excitación. “Salí del baño todo mojado y me fui a la guardia. Allí había un paciente tendido en la cama, con un cuadro de excitación tal como me lo manifestó la enfermera. Ahí comencé la atención, le coloqué un suero por si había algún inconveniente tenía una vía para resolver con líquido; se le puso oxígeno y comencé la evaluación: confirmé que las pupilas estaban simétricas y que tenía un cuadro conocido como crisis histérica, es decir, un estado de nervios”.

Tras el análisis, el médico contó que le explicó al paciente el cuadro que sufría, pero allí tuvo una respuesta que no esperaba: “Me dijo que lo trataba de ser un artista y yo le decía que no había planteado eso. Ahí se empezó a acercar y cuando estuvo cerca me tiró una trompada y me rozó la cabeza. Yo me cubrí con mis brazos flexionados y él se vino encima con el segundo puñetazo y pegó la nariz con mi antebrazo izquierdo. Ahí empezó a sangrar y se enojó y se puso más violento. Empezó a arrojarme tachos. Yo huí para el consultorio y me siguió queriéndome pegar. En esa corrida me dijo que me iba a matar”.

CesarRiveroGolpe

Rivero mostró su rostro golpeado.

Luego, el médico señaló que la escena continuó en la sala de espera del nosocomio. “Cuando salí del consultorio me abordaron las mujeres que estaban con él. Me empezaron a gritar y él se agachaba, agazapado entre las mujeres y me tiraba trompadas. Yo lo frenaba con técnica de inhibición, bloqueando los golpes. Él lo que buscaba era hacerme daño y como no logró eso terminó llorando diciendo que le pegué”.

En cuanto a su decisión de dejar la guardia del nosocomio tras el violento hecho, dijo que así se acordó con “el staff médico, el personal de enfermería y el Director” porque “era lo mejor para evitar agravios y roces”.

Consultado si observó si el paciente se encontraba bajo los efectos del alcohol o estupefacientes, sostuvo: “Impresionaba que el paciente podría haber estado con una asociación de alcohol y esas cosas. Sospecho que pudo haber habido algo de eso, por su estado de excitación”.

Finalmente, Díaz Villaba desmintió que Rivero haya estado en la guardia con convulsiones y también señaló que la lesión en la nariz es leve: “No tenía un cuadro de convulsiones como decía la familia, porque si no se hubiese golpeado. En cuanto al tabique nasal, la radiografía reveló que tiene el tabique alineado y que lo que presenta es una fisura muy pequeña. No hay rompimiento de los huesos: es una línea de fisura que se pudo generar en el impacto de la cara contra el antebrazo, cuando me cubrí. Es una lesión leve que se cura en menos de 15 días”, explicó.

 

ANTECEDENTES

En otro tramo de la entrevista, el médico recordó que hace unos años atrás un amigo personal también sufrió un hecho de violencia por parte de Rivero. “Años atrás, a un amigo, Jorge Ponce, le pegó por la espalda con un elemento contundente y le cortó el cuero cabelludo”, refirió.

El hecho aludido por el galeno sucedió en enero de 2018, cuando Rivero encabezó una protesta en la Municipalidad, durante el gobierno de Silvio Moreyra. En aquel entonces, el muchacho, exmilitante de la agrupación ‘Amo Santa Elena’, fue denunciado por la agresión que le propinó al responsable de prensa. En 2013, durante el cuarto gobierno de Rossi, también había sido noticia cuando se encadenó con un niño en la puerta del edificio municipal.

Etiquetado en: