La Policía de Entre Ríos notificó este domingo a Marcelo Bravo, cura párroco de la Iglesia San Miguel de la ciudad de Bovril, por haber celebrado ayer un casamiento en plena pandemia.

Además del sacerdote, también se les realizó un acta a cinco personas más, entre los que se encuentran los recién casados. Así lo confirmó a La SextaEdgardo Corona, Jefe de la Departamental La Paz de Policía.  

“Se procedió en consecuencia a notificar porque no se puede celebrar este tipo de acontecimientos. Se les notificó de lo establecido en los decretos respectivos. Los notificados son 6: los asistentes, los casados y, por supuesto, el cura”, precisó.

La fuerza policial actuó tras el aviso del intendente local, Fabián Valenzuela, quien reprochó la actitud del párroco a través de una publicación en Facebook.

Ante los sucesos recientes donde en la Iglesia San Miguel de Bovril se llevó a cabo un casamiento, debo aclarar que hace una semana recibí de parte del director de Prevención y Seguridad municipal el planteo del cura párroco pidiendo autorización para realizarlo. La respuesta fue un NO ROTUNDO, dado que las razones que pueden tener desde la mayor justificación espiritual, se encuentran fuera de las autorizaciones dadas en el ámbito de la localidad de Bovril donde el poder de Policía recae en este intendente (no siendo válido ningún protocolo que se intente interpretar)”, escribió Valenzuela.

Etiquetado en: