En el departamento La Paz, "la mayoría de la causas son contra la integridad sexual", dijo la fiscal auxiliar interina María Constanza Bessa, primera mujer en ocupar ese cargo en los Tribunales de la jurisdicción.

En el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se conmemoró este miércoles 25 de noviembre, Bessa dialogó con La Sexta Pregunta y contó de dónde viene y qué se encontró al llegar a la Fiscalía de La Paz. También se refirió al modo de trabajo que llevan adelante con sus colegas, Oscar Sobko y Facundo Barbosa, al juicio por jurados que se desarrollará próximamente en el marco del femicidio de Romina Roda y a la herramienta de juicio abreviado en casos de violencia de género o abuso sexual. 

 

PRIMERA MUJER EN LA FISCALÍA DE LA PAZ

Bessa, formada en perspectiva de género, fue designada de manera interina en la Fiscalía de La Paz en agosto de 2020 en reemplazo de Santiago Alfieri. Consultada acerca de por qué recién este año la jurisdicción cuenta con una mujer por primera vez, entendió que "es una cuestión estructural y cultural en todos los ámbitos profesionales y del Estado". "A las mujeres nos cuesta un poco más llegar a ciertos lugares y no creo que esta sea la excepción", dijo al respecto.

"En nuestra profesión las cuestiones de género no tienen por qué obstar a un buen desarrollo de los cargos, aunque sí creo y estoy convencida de que las mujeres podemos darle otras miradas a ciertos espacios", consideró. 

La funcionaria judicial contó que es oriunda de Paraná y que allí trabajó "desde hace 13 años", primero en el Poder Judicial y después en el Ministerio Público Fiscal. "Primero fui delegada de la Fiscalía y desde que estoy en La Paz, soy fiscal auxiliar interina, hasta tanto se cubra este cargo por los concursos que están en trámite en estos momentos", explicó.

"Empecé a trabajar en el Poder Judicial incluso antes de empezar la carrera de Abogacía. También tengo formación en Comunicación Social. Ya trabajando en Tribunales, me decidí por hacer Abogacía y así fue", relató. "Yo en Paraná estaba trabajando en la Unidad de Violencia de Género, por lo tanto hacía un tiempo que estaba viendo solamente investigaciones que tenían que ver con abusos sexuales y violencia de género. Cuando llegué acá, la distribución se hace con respecto a todos los hechos que tenemos entre los tres fiscales. Con el agente fiscal, que es el Dr. Sobko, y con el Dr. Barbosa, estamos de turno una semana cada uno. Las causas que ingresan una semana las lleva cada uno", señaló en torno a la organización del trabajo judicial en la Fiscalía de La Paz. "Sí hemos implementado formas de trabajar más en conjunto en algunas causas que tienen mayor complejidad", indicó.

Acerca del tipo de delitos sobre los que debe actuar en su nuevo trabajo, dijo: "Cada jurisdicción tiene sus particularidades: acá hay muchos delitos de robo de ganado o abigeato, mucha cantidad de tenencia de armas, y también me encontré con mucha cantidad de delitos de abusos sexuales, sobre todo, y violencias, que por lo que veo, no son muy denunciadas en el ámbito penal".

"Creo que la mayoría son este tipo de causas contra la integridad sexual", afirmó, y manifestó que este tipo de hechos que se registran en el departamento La Paz revisten "una complejidad importante". "En general, no son hechos sencillos los que se denuncian y se investigan", sostuvo.

 

JUICIO POR JURADOS DEL FEMICIDIO DE ROMINA RODA

Consultada acerca del primer juicio por jurados que debe afrontar la Fiscalía de La Paz, el femicidio de Romina Roda -ocurrido el 26 de abril de 2020-, Bessa aclaró que no puede hablar de la causa en sí ya que no intervino en su investigación. "El fiscal Sobko es el que está a cargo de la causa y como la Investigación Penal Preparatoria ya estaba culminada cuando yo llegué, no pude participar de ella. Estamos estudiando y formándonos para hacer bien nuestro trabajo en esta nueva estructura que es muy diferente a la que venimos acostumbrados y acostumbradas", expresó.

En este punto, la fiscal hizo alusión a Ley Micaela, que obliga a todos los agentes de los tres poderes del Estado argentino a formarse en perspectiva de género. "Las personas comunes que van a formar parte del jurado no tienen la obligación que tenemos los funcionarios y funcionarias públicas de formarnos en perspectiva de género. Es una complejidad que hay que tener especialmente en cuenta en este tipo de casos", dijo.

En este sentido, explicó que "hay unas cuestiones a tener en cuenta en estos casos que justamente nos las da la formación y el trabajo con perspectiva de género: la interseccionalidad de las violencias y los prejuicios sociales y culturales que tienen que ver con la violencia y la discriminación de género". Sobre esta cuestión, indicó que "el Estado ya está obligado a respetar esos parámetros y por lo tanto, es algo a lo que hay que prestarle mucha atención".

"En este caso, que estamos hablando de un femicidio, tal vez no genera tanta dificulad porque los hechos son de la violencia más extrema, que es el asesinato de una mujer por su condición de mujer, en un contexto de violencia de género; pero sí puede ser más problemático en otros casos donde no se llegó a la violencia más extrema del femicidio", consideró. "En este sentido, nosotros sabemos que nuestra sociedad a todas estas situaciones las analiza con un montón de prejuicios, mientras que la formación en género nos da a nosotros otra perspectiva que todavía en las sociedades o las comunidades no está tan trabajada", sostuvo al respecto.

 

JUICIO ABREVIADO EN CASOS DE ABUSO

En La Sexta Pregunta, a la fiscal se le preguntó su opinión acerca de aplicar el instituto del juicio abreviado en casos socialmente sensibles, como los de abuso sexual. "Creo que el juicio abreviado ha sido una herramienta positiva en el sistema procesal de nuestra provincia. Es una forma de acortar los tiempos en los procesos y entiendo que se llega al mismo resultado, que es una condena", introdujo y entendió que "en los casos de abuso sexual y de violencia de género particularmente, muchas veces es más positivo que un juicio común".

"No creo que haya que descartarlo sin analizar el caso concreto particular, porque puede haber una víctima que prefiera que se haga una sola audiencia antes que ir dos o tres días a Paraná, asistir a un juicio allí, tener que hablar ante un tribunal, con la defensa y el imputado presentes", explicó. "A mí me parece una herramienta útil porque no es lo mismo decirle a una víctima que se alcanzó una condena en seis meses de iniciado el proceso que decirle que tenemos que esperar dos años hasta que la agenda de los Tribunales de Paraná pueda fijar el juicio oral", defendió. "Muchas veces, en el proceso personal de la víctima, puede ser incluso menos dañino que un juicio oral y público", concluyó.

Etiquetado en: