El próximo sábado 12 de octubre se realizará en Santa Elena un taller de yoga intensivo, destinado a profesores y practicantes de yoga. La actividad estará a cargo de la facilitadora Mariel Visconti, y es organizada por el Salón “Yoga & Vida”, ubicado en calle Supremo Entrerriano 1255.

El taller apunta a brindar la posibilidad de llevar adelante el armado de posturas desde la acción, consiguiendo la mayor alineación, con la utilización de elementos auxiliares. Según informaron desde la organización, el costo del taller es de $1.200.

En un comunicado enviado a La Sexta, desde la organización del taller explicaron para qué sirve el yoga. “Si el cuerpo está organizado sobre bases estables, firmes y fuertes, enseguida se empiezan a notar los beneficios en el funcionamiento del sistema nervioso y orgánico. La alineación en el espacio es esencial. A través del trabajo físico nos hacemos concientes de la maquinaria del cuerpo y accedemos a la mente. La respiración también es fundamental para conectar con el estado de la mente, pero el cuerpo debe tener la capacidad de abrirse a recibir el aire y luego tener la fuerza suficiente para lograr la expiración de las toxinas. Es importante observarse y estar presente, con los sentidos y el intelecto dispuestos para aprender a usar correctamente el cuerpo, aprender lo que hay que hacer y dejar de hacer”, señalaron.

YogaBrenda

En ese sentido, agregaron: “En yoga, estas acciones se hacen con respeto, el cuerpo carga una historia, una personalidad, emociones. El cuerpo nos habla a través de sus dolencias. Nos encontramos con nuestros miedos y limitaciones. Es necesario fortalecerse en ciertos aspectos, así como hay músculos que ejercitar. Atravesar estos procesos nos enseña a cultivar la paciencia y la humildad. Yoga es una disciplina, uno aprende a hacerse responsable de las circunstancias. Yoga es una ciencia, tiene más de 5 mil años de existencia y aporta beneficios desde el primer día que se lo practique. Yoga es un arte, nos ofrece una manera de vivir, aceptando que el balance es dinámico, y buscándolo constantemente entre el finito mundo externo y el infinito mundo interno. La paz se conquista momento a momento y caminando la vida tal como se presenta, agradeciendo cada situación o persona que llega, porque en cada una hay una enseñanza disponible para nuestra evolución”.

Sobre el encuentro del sábado, detallaron que tendrá por objetivos “aprender a reconocer las diferentes partes del cuerpo, ejecutar las acciones básicas que nos permiten alinear su estructura en el espacio y, de ser necesario, saber usar elementos auxiliares o la asistencia de otra persona. Una vez organizado el cuerpo, buscaremos extenderlo y expandirlo. Las revelaciones se dan entre el movimiento y la permanencia en las posturas, entre la acción y la relajación. Mi fin último es transmitir algo de esa experiencia de libertad que se empieza a sentir cuando uno practica yoga. Libertad del cuerpo, de la mente y del espíritu unidos”.

"Mientras haces yoga, el cuerpo debe decirle a uno qué hacer, no el cerebro. El cerebro tiene que cooperar con el mensaje que recibe del cuerpo. Puede ser que tu cerebro se mueva más rápido que tu cuerpo, o tu cuerpo puede dejar de cumplir las instrucciones de tu cerebro debido a la falta de orientación correcta de tu inteligencia. Debes aprender a mover el cerebro un poco más lentamente para que siga al cuerpo. Deja que el cuerpo sea el hacedor, el cerebro el observador", dijeron, citando las palabras del maestro del yoga, BKS Iyengar.

Etiquetado en: