" />

"Ya no se escuchaba el canto de los pájaros como antes", lamentó una vecina que pidió que liberaran los 135 del último secuestro en el mismo paraje rural. Solo este año, Delitos Rurales va soltando 535 aves autóctonas cazadas allí por la banda de "Los Pajareros".

"En Puerto Algarrobo ya no se escucha el canto de los pájaros como antes". Esa fue la triste realidad que una vecina de la zona rural del departamento La Paz le contó con al jefe de la Brigada de Delitos Rurales, Cristhian Graciani, hace una semana, cuando secuestraron 135 aves en el tercer operativo en lo que va de 2019 a la misma banda de bonaerenses conocida como "Los Pajareros".

Solo este año, se van secuestrando y liberando 535 aves que habían capturado estos cazadores para venderlas y enriquecerse a costa del sufrimiento de estos animales y del gran daño provocado en el equilibrio natural del hábitat de la zona.

"Estas personas utilizaban a chicos menores de edad, los captaban para realizar la caza ilegal de las aves y luego comercializarlas a un precio bastante importante en las grandes ciudades y Capital Federal", lamentó Graciani este lunes en diálogo con Pata Pata, programa dedicado a los animales que se emite por Radio Costa Paraná 88.1.

Los bonaerenses afincados en Puerto Algarrobo "utilizan llamadores: pájaros que nunca estuvieron en libertad y que al hacerlos cantar, atraen a las aves de la misma especie", contó acerca del modus operandi de la banda.

"Asimismo, tenían parlantes con Bluetooth y pendrives que emitían sonidos similares a los de las aves de cada especie, que los utilizaban para llamarlas y atraparlas con redes", agregó. 

Para calcular el enorme volumen de dinero que mueve el mercado negro de pájaros, el jefe policial indicó que los clientes "pueden llegar a pagar de $200 a $3.000" por cada ejemplar.

"Es un negocio ilegal muy rentable para esta gente, porque la estructura que montaron es muy grande: incluye, por ejemplo, una vivienda exclusiva para eso y vehículos con trailer con doble fondo modificado", dijo.

 

¿CÓMO FRENAR ESTA ACTIVIDAD DEPREDADORA?

Según el funcionario policial, la intención de la fuerza de seguridad es "encauzar todas estas contravenciones para llevarlas a la Ley Nacional de Protección de la Fauna Silvestre y tratar de realizar una causa bajo esa ley, ya que los hechos y decomisos de aves son reiterativos". 

"Gracias a la difusión de los medios y el aporte de los buenos vecinos, se van abriendo otros hilos de investigación en base a otras personas que también realizan esta actividad ilegal, así que esperemos en el corto plazo tener nuevos resultados también en otros lugares", agregó. 

 

"LAS AVES DEBEN ESTAR EN LIBERTAD Y NO EN CAUTIVERIO" 

Ese fue el mensaje final de Graciani, quien contó que en el último procedimiento realizado, una vecina comentó "que en Puerto Algarrobo ya no se escuchaban tantas aves como hace tiempo atrás" y que el deseo de quienes viven allí era que la liberación de las aves se realizara "en esa zona, donde habían sido capturadas".

"Le pedí que buscara chicos, entre los que seguramente había alguno que realizaba la caza de las aves, y fue bueno el mensaje para ellos: les demostramos que estaba mal capturarlas y ellos mismos las liberaron", concluyó.

 

Escuchá la entrevista completa:

Etiquetado en: