La Policía de Santa Elena secuestró 63 porros y 83 gramos de marihuana picada en una vivienda de barrio Fátima de la ciudad, el mediodía de este martes. Habían acudido al lugar en el marco de tres procedimientos ordenados por la Justicia para esclarecer el robo al centro parroquial de asistencia pediátrica "Divino Niño" que se registró el último sábado: no hallaron elementos robados pero sí la droga, y además detectaron la presencia de un hombre de 37 años que no pertenecía a esa zona y que ya había violado la cuarentena para jugar un partido de fútbol el 19 de abril en barrio 25 de Mayo, por lo que fue detenido.

En diálogo con La Sexta, el jefe de la Comisaría N° 15 de Santa Elena, Diego Godoy, brindó precisiones sobre la actuación policial. "A raíz del hecho de robo del fin de semana pasado se llegó a manejar una cierta información de que un cierto grupo de menores podrían ser, presumiblemente, los autores del hecho, que podrían haber comercializado los elementos o tendrían en sus domicilios parte de lo que queda por recuperar", introdujo.

"Mediante la Fiscalía y el Juzgado de Garantías se obtuvieron tres órdenes de allanamiento, una para la vivienda de uno de los menores sindicado como presunto autor, otro para un domicilio cercano al lugar del hecho y a la casa de este menor, y otro hacia el fondo de Fátima", informó.

Sobre el resultado del operativo, dijo que "desgraciadamente, no se logró ubicar nada con relación al hecho, pero en uno de los domicilios de un joven de 28 años, sucedió una situación particular: cuando se constituyó el personal policial, al momento de hacer el arribo y descender del móvil, un masculino de 25 años hizo una maniobra evasiva, salió corriendo hacia un árbol, de allí tomó un envoltorio bastante grande y lo arrojó a los terrenos lindantes de vecinos".

Tras la búsqueda, "sobre un techo se localizó la bolsa, la que en su interior tenía 63 porros de marihuana, una 'tuca' y picadura de marihuana que ascendía a los 83 gramos", relató. Por ello, "se dispuso la correcta identificación del joven y se lo dejó libre", comunicó, aunque quedó relacionado a una causa judicial por presunta comercialización de estupefacientes, al igual que el dueño de casa. 

 

PRIMERO EL FÚTBOL, AHORA EL ASADO

Pero ese no fue el único hallazgo de la Policía, que fue por un robo y se encontró con otras situaciones ilícitas. Al allanar esa misma vivienda, ubicada en calle Córdoba, entre Rocamora y Santa Fe, los uniformados "observaron que estaban por compartir un asado, y entre los ocupantes de la casa había una persona ajena al domicilio, que se la debió notificar de la violación del DNU de aislamiento social, preventivo y obligatorio, y resultó que se trataba de un reincidente, ya que se lo había notificado tiempo atrás en ese grupo que había sido detectado en barrio 25 de Mayo jugando al fútbol", señaló Godoy.

Se trata de un hombre de 37 años, ordenanza de una escuela de El Quebracho, que en aquella oportunidad utilizó su auto Ford Ka rojo para huir del lugar junto a tres jóvenes y fue interceptado en calle Gregoria Pérez, informó la Policía.

"En consecuencia, se le anotició esta nueva situación al comando superior y las autoridades del Juzgado Federal ordenaron su detención. Fue trasladado a la Jefatura Departamental de La Paz y luego seguramente será llevado Juzgado Federal de Paraná", concluyó el jefe de Policía de Santa Elena.

Etiquetado en: