Una mujer trans de Santa Elena fue hallada muerta en Paraná en dudosas circunstancias.

La Justicia investiga la "muerte dudosa" de Jésica Benavidez, conocida como "Nicky", una mujer trans de 36 años que se encontraba en situación de prostitución, era oriunda de Santa Elena y vivía hace unos 10 años en Paraná.

Su cuerpo sin vida fue encontrado por un conocido la mañana de este jueves en el interior de la precaria vivienda que Nicky habitaba en la zona de calles Pedro Martínez y Miguel David de la capital provincial.

En el lugar intervino personal de la Comisaría 15 de Paraná, de Investigaciones y Homicidios. El médico forense determinó que no había signos de violencia en el cuerpo de Jésica, por lo que estimó que falleció a causa de "muerte natural". 

Sin embargo, algunos detalles llamaron la atención del fiscal Martín Wasinger, que pidió una autopsia y busca descartar otras hipótesis, como que se trate de un asesinato: según describieron los policías que intervinieron en el lugar, Nicky estaba sentada en una silla, semidesnuda y con la cabeza hacia atrás.

Los resultados preliminares de la autopsia, practicada en la Morgue de Oro Verde, se conocerán este fin de semana y serán cruciales para determinar cómo falleció la mujer y cómo continúa la investigación.

 

LAS ÚLTIMAS HORAS DE NICKY

“Estamos en shock. Era una persona extraordinaria. Algunas compañeras la vieron anoche en la calle y dicen que se fue a su casa con un muchacho”, contó la activista trans de Paraná Iara Quiroga a la Agencia Presentes.

"Murió en las peores condiciones. Si bien la Justicia investiga las causas de su muerte, acá el gran responsable es el Estado. En 2019 para las personas trans es un privilegio existir. El Estado no genera políticas públicas para allanarle el camino a las personas trans. Vivía de la prostitución, a cuenta gotas, con la ayuda de sus compañeras”, dijo la activista trans de Nogoyá, Keili González.

Etiquetado en: