Finalmente, el 10 de diciembre el dirigente paceño Aldo Ballestena dejará de ostentar el título de legislador. Ese día finaliza su mandato como senador por el departamento La Paz y en su lugar asumirá Amilcar Genre-Bert, actual viceintendente de Santa Elena.

Pero no sólo dejará su banca en la Cámara Alta provincial, la que ostenta desde 2007, durante 12 años, sin prácticamente oposición en el Departamento. Otro dato que dejaron las elecciones generales nacionales de este domingo es que Ballestena tampoco podrá acceder a una de las cuarto bancas entrerrianas en juego para la Cámara de Diputados de la Nación.

Como se sabe, Juntos por el Cambio y el Frente de Todos se repartieron dos bancas cada uno en esta categoría: por los primeros ingresan la radical Gabriela Lena y el macrista Gustavo Hein; y por el peronismo Marcelo Casaretto y Blanca Osuna. En la puerta quedó Ballestena, que estaba tercero en la lista del Frente de Todos.

Así las cosas, Ballestena se quedará sin fueros parlamentarios en diciembre, puesto que deja su banca en el Senado provincial y no logró meterse en el Congreso. Cabe recordar que el legislador está siendo investigado por la justicia desde 2018, por el supuesto delito de enriquecimiento ilícito. La causa está en manos del fiscal Facundo Barbosa, y en la primera etapa de la investigación tuvo la intervención del fiscal Santiago Alfieri.

Según su ficha de antecedentes que figuran en la Cámara Alta, fue concejal de La Paz en el período 1991-1995; coordinador de Programas Sanitarios en los departamento Feliciano, Federal y La Paz de la Secretaría de la Producción desde 1996 al 1999; secretario de Economía de la Municipalidad de La Paz de 2000 al 2001, senador provincial de 2007 a 2011 y consiguió la reelección en dos oportunidades: para el período 2011-2015 y para 2015-2019.

La causa Ballestena

La causa contra Ballestena se abrió en septiembre de 2018, tras la publicación de un informe periodístico de Daniel Enz, director de la revista Análisis, en la que indicó que el legislador es un “nuevo millonario de la clase política”.

“El senador provincial Aldo Ballestena (PJ) es otro nuevo millonario de la clase política. Dispone de varios inmuebles en La Paz, un complejo en construcción de 24 departamentos a escasos metros del complejo termal -que está a nombre de su hija de 28 años-, campos en la zona y varios vehículos. Entre ellos, un Mercedes Benz de 60 mil dólares. Pero tiene además una fuerte injerencia en los negocios de la empresa constructora Norvial, la más beneficiada con obras en La Paz a partir de las administraciones de Sergio Urribarri”, decía la nota.

La nota de la revista Análisis, que abrió la causa contra Ballestena, decía que el senador “dispone de varios inmuebles en La Paz, un complejo en construcción de 24 departamentos a escasos metros del complejo termal -que está a nombre de su hija de 28 años-, campos en la zona y varios vehículos. Entre ellos, un Mercedes Benz de 60 mil dólares. Pero tiene además una fuerte injerencia en los negocios de la empresa constructora Norvial, la más beneficiada con obras en La Paz a partir de las administraciones de Sergio Urribarri”.

En otro párrafo, se informaba que: “Según los registros oficiales, la familia Ballestena cuenta con siete inmuebles en La Paz. Ninguno está anotado a nombre del legislador. La casa, de calle Larrea 1158, tiene como titular a Silvia Flores, la esposa del senador provincial, quien es ama de casa. El resto, se encuentra a nombre de sus hijos Julián, María Virginia y Juan Francisco. El primero de ellos, de 27 años, es un joven arquitecto (fue quien diseño la mansión del establecimiento de campo ubicado en el acceso de La Paz y que había sido adquirido en su momento por su abuelo Roberto Ballestena), pero desarrolla su actividad en Santa Fe, donde fijó domicilio. En mayo de este año creó la empresa Aba Construcciones SRL, junto a su socio Nicolás Aleman, oriundo de Santo Tomé, también arquitecto, con un capital social de 200 mil pesos”.

A su vez, se indicaba que  “María Virginia dispone de cuatro terrenos, pese a que en su momento hizo de secretaria de su padre y actualmente es empleada del Tribunal Electoral, que depende de la justicia entrerriana. Lo más saliente fue el terreno que figura a su nombre, a menos de dos cuadras del complejo termal de La Paz. En esa zona, el metro cuadrado sale 500 dólares. En ese terreno de la joven Ballestena –de 28 años-, está terminando la construcción de 24 departamentos para alquilar, para lo cual hubo que hacer una fuerte inversión. Obviamente, todo con el dinero aportado por su padre legislador. La hija del legislador no tiene créditos tomados, porque tampoco podría justificarlo con un sueldo mensual que no supera los 25 mil pesos. Cumple funciones en el Senado y estudia Derecho. Incluso, por un tiempo estuvo a prueba en un conocido estudio jurídico de la zona tribunalicia, que comanda un destacado abogado penalista, pero no permaneció por demasiado tiempo en el lugar”.

Asimismo, se mencionaba que “desde el 2008 hasta el año pasado, Ballestena reside en una casa alquilada en avenida de la Alameda. Pero en el 2017 optó por comprar una casa en calle Nogoyá al 700, cuya operación habría sido concretada en alrededor de 270 mil dólares y con un conocido profesional de la capital entrerriana”.

“No pocos paceños señalan que Ballestena también dispone de campos en la zona, aunque no figurarían a su nombre sino de supuestos testaferros. Se mencionan 600 hectáreas que habría pertenecido a un señor Carlos Mentasti, en el departamento Federal. También se da cuenta de la adquisición de una isla, en la zona de Santa Fe, para el destino de animales, tal como sucede con varios de los productores paceños, para la colocación de numerosos animales. Como para demostrar que se da tiempo para la política, pero también para los negocios y la buena vida”, se sostenía en otro párrafo del informe periodístico.

Etiquetado en: