Por: Elías Moreira Aliendro

 

Los diputados Sara Foletto (Juntos por el Cambio) y Sergio Castrillón (PJ) y el senador Amílcar Genre Bert (PJ) son los tres legisladores del departamento La Paz que se deberán pronunciar a favor o en contra del Proyecto de Ley de Emergencia Solidaria enviado por el gobernador Gustavo Bordet, que se votará el miércoles a partir de las 11 en la Cámara Baja y de aprobarse -como se prevé-, el jueves en la Cámara Alta de la provincia. La iniciativa dispone un aumento progresivo de los aportes personales para trabajadores, funcionarios, legisladores y jubilados que cobren más de 75 mil pesos a fin de sostener el déficit de la Caja de Jubilaciones, y prevé que los propietarios de campos de más de 1.000 hectáreas, los bancos y las entidades financieras paguen una contribución especial.

"Todos los diputados del interbloque de Cambiemos, que somos 14, votaremos en forma negativa", adelantó Foletto (de Alcaraz) en diálogo con La Sexta, aunque entendió que el Expediente 24.274 de Ley de Emergencia enviada por el Ejecutivo obtendrá media sanción a partir de los 20 votos con los que cuenta el oficialismo, entre los que se presume el positivo de Castrillón -con quien este medio intentó comunicarse, sin éxito-. "Tendremos que ver mañana cómo se da el debate en la Cámara, que va a estar muy rico y nutrido cuando ambos bloques comiencen, uno a defender y el otro a explicar por qué vota negativamente, por qué no acompañamos el proyecto del gobernador", dijo.

En cuanto a los argumentos, Foletto aludió a un comunicado elaborado de manera conjunta por el bloque opositor en el que sostienen que "Bordet quiere una ley de emergencia exprés en tres días aprobada" la que incluye "unos pocos artículos, donde se pretende aumentar ingresos para seguir sosteniendo el mismo gasto". "La provincia hace 10 años que viene en caída libre: endeudamiento y retracción a niveles burlescos en la inversión pública para sostener un gasto público improductivo", señalan.

"Hace 10 años que los indicadores señalan la necesidad de un programa de reforma profunda. Necesitamos discutir con precisión una nueva estructura del estado, determinar claramente el enfoque del gasto público como política de Estado, hacer sustentable el sistema jubilatorio y redefinir los alcances de una planta política enorme y sin sentido. No negamos la legitimidad obtenida en las urnas. Sí pensamos que un gobernador asume conociendo los problemas y con el solo objetivo de resolverlo. No encontramos esta actitud en el actual gobierno", sostienen.

 

LOS ARGUMENTOS DE GENRE BERT

Por su parte, el senador por el departamento La Paz, Amílcar Genre Bert (de Santa Elena), le dijo a La Sexta: "No voy a adelantar mi voto porque forma parte de la ética que establece nuestro reglamento interno, que las votaciones no deberían adelantarse, no corresponde".

Sin embargo, brindó argumentos que hacen suponer un voto positivo de quien, además, preside la Comisión de Presupuesto del Senado provincial. En esa línea, dijo que "el proyecto genera un impacto de un poco más de 2.000 millones de pesos" que "no llegan a compensar" la pérdida de recaudación de la provincia pero que "contempla que alrededor de 1.000 millones se puedan destinar al sistema sanitario". "Este escenario pandémico ha servido para darle a la salud el lugar prioritario que merece en la estructura de una comunidad", señaló.

En primera instancia, el senador reconoció: "Lo cierto es que para todos aquellos que tenemos una mirada defensora de un modelo de desarrollo de país nacional y popular, hay algunas características del proyecto que no están en consonancia con esa idea". "Pero la realidad indica que el análisis para que pueda ser válido debe contemplar el impacto que puede darse sobre todos los actores a los cuales afecta, tanto el sistema de previsión entrerriano como los recursos de la provincia, y hay momentos en los que tiene que tomarse (una decisión) más allá de las convicciones o de los principios con los que uno se siente mayormente identificado", consideró.

En ese sentido, dijo que "sería importante que se logre entender el contexto y los resultados" en la economía actual de Entre Ríos, lo mismo que "el camino que ha venido teniendo nuestra caja de previsión, las necesidades que puede estar teniendo la Provincia, y el posible impacto o daño sobre la comunidad entrerriana en su conjunto". "He estado trabajando en el proyecto, revisándolo, analizándolo, viendo un poco los números y la realidad financiera y económica de la provincia; también, cuál es la realidad numérica de la caja previsional, cómo impacta el déficit que tenemos en esa caja en el presupuesto anual", referenció. "Corresponde que realice un análisis del proyecto desde el punto de vista técnico más allá de la mirada política, las convicciones o las premisas con las cuales uno se siente identificado dentro de lo que es un modelo o espacio político", sostuvo.

"Nuestra caja de previsión de la provincia ha venido sufriendo un deterioro en la relación de activos y pasivos que no data de 4 o 5 años sino por lo menos de 20, y eso tiene que ver, entre otras cosas, con que el sistema previsional entrerriano comparativamente con otras provincias e incluso con el nacional, es muy beneficioso, tanto porque prevé el 82% móvil respecto de las jubilaciones como también porque tiene regímenes especiales que permiten que alrededor de un 65 a 70% de los empleados que posee la provincia puedan llegar a jubilarse con no más de 52 o 53 años", introdujo al respecto.

Y contextualizó: "Hace 25 años, cuando la expectativa de vida de un hombre era de 70 años y de una mujer, 72, la relación activo-pasivo estaba determinada por ese escenario. Hoy tenemos una expectativa de vida del hombre de 75 a 76 años y de la mujer de 78, 79, es decir que el promedio de vida de un jubilado ha crecido de 6 a 8 años, por lo cual eso también genera una mayor población de pasivos y un mayor volumen sobre los activos".

En esa línea, Genre Bert señaló que en su primer gobierno, Bordet "redujo un 4% la cantidad de empleados de la administración pública", y que desde allí a este tiempo los sueldos de funcionarios y legisladores "han perdido poder adquisitivo". Hay en la gestión del gobernador “diferentes mecanismos para tratar de ir compensando o evitando que se siga deteriorando el sistema de previsión” entendió.

 

UN PROYECTO DE $2.000 MILLONES

"El proyecto genera un impacto de un poco más de 2.000 millones de pesos dentro de los cuales incluso se contempla que alrededor de 1.000 millones se puedan destinar al sistema sanitario para fortalecerlo y ponerlo en valor. Este escenario pandémico ha servido para darle a la salud el lugar prioritario que merece en la estructura de una comunidad", indicó el legislador, pero sostuvo que "a grandes rasgos, no va a llegar a compensar las pérdidas que hemos tenido, que no son solo acá sino en el país y en el mundo".

Con respecto a la disminución de la recaudación del orden del 50% al 60% que se pronostivaba tras los primeros días de la cuarentena estricta, Genre Bert sostuvo que "en mayo y julio hubo una pequeña recuperación de la recaudación". "Los días más complicados fueron los primeros 45 a 55 de la cuarentena porque estuvo restringida la mayor parte de las actividades; luego, poco a poco, se fueron flexibilizando y eso va generando una leve, pequeña recuperación de la economía y por lo tanto de la recaudación", explicó. "Mayo demostró mayor recuperación que abril y estimo que junio mostrará mayor recuperación que mayo", vaticinó.

 

EL COMUNICADO DE JUNTOS POR EL CAMBIO

EMERGENCIA EXPRESS: AUMENTAR IMPUESTOS PARA SEGUIR SOSTENIENDO EL MISMO GASTO

Bordet quiere una ley de emergencia exprés. En tres días la quiere aprobada.

La provincia hace 10 años que viene en caída libre. Endeudamiento y retracción a niveles burlescos en la inversión pública para sostener un gasto público improductivo.

Hace 10 años que los indicadores señalan la necesidad de un programa de reforma profunda. Necesitamos discutir con precisión una nueva estructura del estado, determinar claramente el enfoque del gasto público como política de estado, hacer sustentable el sistema jubilatorio y redefinir los alcances de una planta política enorme y sin sentido.

No negamos la legitimidad obtenida en las urnas. Si pensamos, que un gobernador asume conociendo los problemas y con el solo objetivo de resolverlo. No encontramos esta actitud en el actual gobierno.

Desde el inicio de medidas sanitarias se desnudaron nuestros problemas. Fue un período utilizado para paralizar las instituciones de Entre Ríos. No existen soluciones mágicas.

Hace 100 días que Juntos por el Cambio le reclamo el armado de un escenario donde todos los actores: sociales, sindicales, empresariales y políticos pudieran sentarse a pergeñar alguna salida. El gobierno prefiere ver como chocan los trenes.

10 años de una necesaria reforma y 100 días desperdiciados.

La respuesta: unos pocos artículos, donde se pretende aumentar ingresos para seguir sosteniendo el mismo gasto. Esa es la salida que nos proponen.

Etiquetado en: