TransporteBannerLuquez

De un tiempo a esta parte, la cultura del manga y el animé ha ganado terreno en el país. Han surgido dibujantes aficionados, librerías especializadas y hasta convenciones en la que miles de personas, chicos o adultos, se reúnen alrededor de la animación japonesa. Para muchos chicos, este mundo suele ser la puerta de entrada a la lectura o el dibujo.

En Entre Ríos, las principales convenciones con esa temática son Ani Chan y Ein B-Bop. Ésta última realizará su segunda edición el sábado 11 y domingo 12 de junio. El lugar de encuentro será el Club Social de Paraná, ubicado en plena peatonal, sobre calle General San Martín 958.

La novedad para esta edición es la incorporación al staff de la organización de la dibujante santaelenense Ana Paula Fernández. La joven de 20 años también será jurado de cosplay.

Cosplay es una palabra compuesta que viene del inglés: por una parte la palabra costume (que en español tiene su equivalente en “traje” o “disfraz”) y la palabra play (que significa “juego” o “interpretación”). Quienes interpretan al personaje son llamados cosplayer.

En diálogo con La Sexta, Ana Paula contó cómo ingresó en el mundo del manga y el animé; habló de su interés por la cultura japonesa y de las exposiciones que realiza en su ciudad. Entre otras cosas, comentó que su primera participación como cosplayer fue en una convención del 9 de abril de este año, donde se puso en la piel de un personaje de Shingeki no Kyojin (Ataque de los Titanes). Tras ello, fue convocada para ser jurado y parte del staff de la convención que se realizará en junio e invita a sumarse. "Me encanta ver a la gente haciendo lo que le gusta", dijo.

—¿Cómo ingresaste al mundo del animé?

— Al animé lo conocí por Dragon Ball cuando tenía más o menos 9 años. Ese animé no me llamó tanto la atención. Caí totalmente en el mundo del animé cuando conocí a Naruto, a los 10 años. En el principio de mi adolescencia dejé un poco de lado esto del animé y luego supe que tenía más importancia a los 19. Descubrí más sobre el mundo del manga y comencé a indagar en costumbres japonesas. Incluso opté por algunas: como con palillos, he practicado meditación, también su ritual de té y practicado sus recetas. Ese atractivo de la cultura japonesa me llamó mucho la atención. Lo que más me gusta del animé es el mensaje que deja, su filosofía. Normalmente los adultos ven un dibujo de pelea, pero es más que eso. Hay muchas historias de la vida real que son llevadas al animé. Por ejemplo, la película 'La Tumba de las Luciérnagas' se basa en un hermano mayor que tuvo que cargar muchos kilómetros con el cuerpo fallecido de su hermanito en plena guerra. En el animé la historia está suavizada porque lo que pasó es muy fuerte.

— ¿Cuál son tus recomendados?

— El primero, que me acompañó siempre y hasta hice fan a mi familia, es Naruto; el siguiente es Dororo; en tercer lugar recomendaría La tumba de las Luciérnagas; cuarto Ataque a los Titanes, y agregaría a Tokyo Revengers y Parasyte.

—Dibujás y exponés tus obras sobre animé y manga ¿Cuándo arrancaste?

— Nunca estudié nada relacionado al arte. Dibujar siempre fue mi hobby y mi manera de desconectarme. Empecé a publicar los dibujos en las redes a los 17 o 18 años. En las exposiciones comencé a participar a los 20. Actualmente estudio la carrera de profesora de Inglés en el Instituto de Educación Superior de Santa Elena (IESSE) y en un futuro estudiaré Traductora. En el dibujo por suerte me va muy bien con la venta. Me han solicitado trabajos personalizados y me han comprado cuadros. Uno terminó en la capital. Pinto camperas, jean y zapatillas. Continuamente tengo esa buena energía de la gente de consultarme.

—En la convención de junio serás jurado de cosplay ¿qué es ser cosplayer y cuándo comenzaste?

—El cosplay se basa en tomar el personaje favorito de animé, videojuego, película o serie y traerlo a la vida real. El traje se hace exactamente igual: tenés que usar lentes de contacto o peluca si el personaje lo requiere; y lo que siempre se pide es hacer una performance. Yo debuté como cosplayer el 9 de abril en la convención Ani Chan. Entonces, elegí hacerlo toda la convención y hubo gente que lo hizo en el momento de la performance. Personifiqué a Hanji Zöe, de Ataque de los Titanes. Muchos me dijeron que no tuve que hacer demasiado esfuerzo porque mi personalidad es parecida a la del personaje.

— ¿Qué tenés que evaluar?

— La organización me convocó para ser parte del staff y jurado. Por ello, primero tengo que aportar con una opinión constructiva para mejorar el evento. El otro rol es ser jurado de cosplay, que es evaluar el empeño de los cosplayer en su traje. Por ejemplo, ver si las costuras están bien hechas o no. Hay gente que puede participar con trajes hechos por otro, pero se valora más aquel que lo hace por sí mismo o es cosmaker.

— ¿Cómo está la movida del animé en tu ciudad? 

—Al principio me miraban raro, no estaba normalizado ver alguien que le gusta el animé. Hoy en día he visto que el animé está más valorado y me deja súper contenta. El año pasado hice algo enlazando con la exposición de arte. Propuse en Cultura del municipio exponer sobre animé y llevé mis ilustraciones, dibujos en tamaño real de Naruto, diseños de katanas hechas por mi, remeras y otros productos. También una carpeta donde explicaba el origen del animé en Japón.

—¿Qué le dirías a aquellos que quieran sumarse?

— Me encanta invitar a la gente a que se sume. He visto que algunas personas tienen vergüenza de iniciarse en el cosplayer e incluso en el dibujo. Yo les digo que se animen. Es lindo recibir ese apoyo y me gusta darlo también. Le diría a la gente que se anime a mostrar lo que hacen y que cuentan conmigo para darles una mano. Me encanta ver a la gente haciendo lo que le gusta.

 PosteConvencionAnimeManga

 

Etiquetado en: