TransporteBannerLuquez

Un joven de Santa Elena acordó en el marco de un juicio abreviado ser condenado a tres años de prisión condicional -no va preso- y cuatro años de reglas de conducta por amenazar a su expareja y haber perpetrado un robo con un arma de fuego en la vía pública. Fijó domicilio en Casilda, provincia Santa Fe, donde trabaja, y se le prohibió ingresar a la ciudad costera, salvo expreso permiso judicial y con custodia policial.

También deberá realizar tareas comunitarias por un año y seis meses y cursar un programa específico destinado a varones que ejercen violencia de género y/o intrafamiliar.

La condena recayó sobre Gastón Emanuel Jaime, de 27 años, quien actualmente reside en Casilda, provincia de Santa Fe. En una audiencia desarrollada ayer viernes 15 en los Tribunales de La Paz, se lo declaró culpable de cuatro delitos: amenazas simples, desobediencia judicial (en contexto de violencia de género) y amenazas calificadas por el uso de arma en concurso ideal y robo con arma no apta para el disparo en concurso real.

Según la sentencia a la que accedió La Sexta, Jaime reconoció los delitos en el marco de un acuerdo de juicio abreviado alcanzado con la fiscal María Constanza Bessa, de La Paz. El acuerdo fue presentado por su abogado y la fiscal ante el juez de Garantías de la ciudad, Walter Carballo, quien lo homologó en todos sus términos.

Si bien el joven admitió los delitos, las partes presentaron las pruebas que demuestran su culpablidad: testimonio de la víctima y sus familiares, actas policiales, informe del Área de la Mujer de la Municipalidad de Santa Elena y medidas de protección dispuestas por el juez de Paz local.

LOS HECHOS QUE RECONOCIÓ JAIME

El primer hecho que admitió Jaime fue que el 18 de septiembre de este año, alrededor de las 4 de la madrugada, interceptó a su expareja cuando intentaba ingresar a su casa y la amenazó con matarla. La joven radicó la denuncia y el juez de Paz local dispuso que Jaime no pueda acercarse a la víctima en un radio de 150 metros por un plazo de 45 días.

En segundo término, admitió que el 20 de septiembre, cerca de las 3 de la madrugada, volvió a la casa de su ex y le apuntó con un arma de fuego tipo revólver. 

Finalmente, Jaime reconoció que el 19 de septiembre de este año, aproximadamente a las 20, interceptó en la vía pública, en calle Supremo Entrerriano, entre Corrientes y 9 de Julio, a MBG (se preserva su identidad), y munido de un revólver se lo apoyó sobre el costado de su tórax haciendo presión y le exigió la entrega de su teléfono celular, bajo la amenaza de "pegarle un tiro". La víctima entregó el teléfono y Jaime se dio a la fuga en moto, cuyo conductor no fue identificado.

Por esos motivos, el juez homologó el acuerdo y declaró a Jaime autor material y penalmente responsable de los delitos de amenazas simples, desobediencia judicial y amenazas calificadas por el uso de arma y robo con arma no apta para el disparo. Le aplicó tres años de prisión de ejecución condicional y cuatro años de reglas de conducta.

LAS REGLAS DE CONCUCTA

Jaime fijó domicilio en Casilda y deberá informar si cambia de vivienda; se le prohibió realizar cualquier tipo de actos violentos, molestos y/o perturbadores, a la víctima y su grupo familiar y de cercanía; se le prohibió el acercamiento personal y de contacto con la víctima; y también tiene prohibido el ingreso a Santa Elena, salvo expresa autorización judicial y custodia policial; además, tiene la obligación de realizar tareas comunitarias a favor de un Organismo Público de la localidad de Casilda, Santa Fe, que sea determinado por el Oficial de Prueba de esta Jurisdicción, por un total de 144 horas globaes, a realizarse en un plazo máximo de un año y seis meses; y deberá someterse a un tratamiento psicológico, en ámbito público o privado, previo informe que acredite su necesidad y eficacia, por el plazo que el profesional estime conveniente, donde deberá analizarse y/o evaluar su conducta/situación frente a adicciones y/o consumo problemático de estupefacientes y de violencia de género; asimismo, deberá incorporarse -dentro de los primeros 20 días de su llegada a la localidad- a un programa específico destinado a varones que ejercen violencia de género y/o intrafamiliar; finalmente, no deberá verse involucrado en cualquier comportamiento violento. Si no cumple, se cae la condicionalidad de la pena y será enviado a la cárcel.

 

TelefonosDenunciasAbusViolencia

 

Etiquetado en: