TransporteBannerLuquez

El concejal de Juntos por el Cambio de la localidad de Feliciano, Santiago Buktenica, de 43 años, fue sorprendido en un control de alcoholemia. La prueba que le realizó personal policial registró que conducía su camioneta con 0,98 % de alcohol en sangre, cuando en Entre Ríos rige la alcoholemia cero.

Ocurrió el domingo 17 de julio a la madrugada, en la localidad de Chajarí, departamento Federación.

“Fue un mal procedimiento hecho en Chajarí, con el vehículo estacionado. Yo no estaba manejando. Salía, sí, de un comedor y como estaba dentro del radio del operativo, me realizaron el control. Por supuesto, yo aclaré que iba a dar positivo porque había tomado una copa de vino. El control policial estaba a unos 80/100 metros de donde estaba estacionado mi vehículo. Pero le repito yo no manejaba el vehículo estaba estacionado”, señaló el edil.

Buktenica expresó que el lunes posterior al operativo policial se presentó en el Juzgado de Paz de Chajarí y efectuó el descargo correspondiente, aunque dijo que hubo “mala intención” en la distribución de la información sobre ese control policial. “No sé quién lo viralizó. Es algo personal y además con mala intención porque le repito, yo no manejaba”, subrayó.

Dijo al portal Entre Ríos Ahora que pidió en el descargo los nombres de “los responsables del operativo, o sea, las personas intervinientes. Pero hasta ahora no he tenido respuesta. Peo que hubo mala intención está claro”.

ANTECEDENTE

Buktenica fue noticia provincial el año pasado al ser detenido luego de que evadiera en su vehículo -un Jeep modelo JA 2 PB- dos controles policiales. Tras una persecución, el personal policial lo detuvo y encontró que llevaba un arma calibre 38 especial, sin registro.

Entonces, el jefe de Policía de Feliciano, Lázaro Ramón Salinas, señaló que el funcionario público fue detenido pasada la medianoche del sábado 16 de enero por resistencia a la autoridad, supuesto delito de atentado y portación ilegal de un arma de fuego. Su auto fue secuestrado.

“Lo que sucedió es que pasó frente a la Jefatura haciendo ruidos molestos y aparentemente no estaba en condiciones de andar manejando. Por eso se lo detiene y se le pide la documentación del vehículo. Allí acelera y se mete por una calle, da la vuelta por la Jefatura y se va a su domicilio”, relató Salinas en aquel momento.

Agregó que “se pidió colaboración a un móvil, que logra pararlo, pero nuevamente se evade. Sube por una vereda y casi choca a una familia. Cuando llega a su domicilio, personal policial lo reduce y lo aprehende por resistencia a la autoridad”.

Más tarde, al ser consultado sobre el escándalo que protagonizó en las calles de Feliciano, el edil afirmó que era víctima de una persecución política. “Lo único que te puedo adelantar es que es una persecución política desde que asumí como concejal”, dijo entonces.